JustToThePoint English Website Version
JustToThePoint en español
JustToThePoint in Thai

Cuando la comunicación es manipulación

La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una gran depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco lo estamos viendo, lo que hace que estemos muy cabreados, El club de la pelea.

Es muy importante estar en guardia del poder persuasivo e, incluso, perverso de la publicidad en los medios de comunicación.Por ejemplo, conviene saber que muchas multinacionales y empresas invierten muchísimo dinero en campañas orientadas al público infantil y, más concretamente, a su alimentación, a saber: cereales azucarados, aperitivos salados, bebidas gaseosas y dulces. La publicidad es mentira legalizada, H. G. Wells

La publicidad es mentira legalizada, H. G. Wells

El objetivo es, por supuesto, el consumo de comida rápida o basura por los más peques, a sabiendas que son bastante inconscientes del poder persuasivo y nocivo de los anuncios y que, hasta los ocho o nueve años aproximadamente, son incapaces de discernir el interés comercial que está detrás del mensaje.

Sin embargo, existe otra motivación más sutil. Los chicos alientan a sus padres, tienen gran influencia sobre las decisiones de compra de sus progenitores. Se convierten así de facto en embajadores de marca.

La publicidad está omnipresente. Está presente en la vida de cualquier ser humano del planeta Tierra, en casi todos los aspectos de nuestra vida cotidiana.

Los grandes brazos de la publicidad y sus artimañas no se reducen a los clásicos comerciales o cuñas publicitarias en la caja tonta, se extienden a otros medios (radio, prensa, revistas, Internet, aplicaciones), al patrocinio de eventos deportivos, equipos y ligas, a la publicidad en la ropa y en la vía pública (vallas publicitarias en nuestras calles y carreteras, transporte público, letreros luminosos, marquesinas, etc.), empleo de celebridades y famosos avalando sus productos (¿Quién no ha visto Michael Jordan con sus zapatillas Nike Air?), incluso sistemas operativos como Windows 10/11 no son más que un vehículo publicitario para hacer dinero.

La industria ha visto como métodos tradicionales de persuasión publicitaria son menos eficaces, por ejemplo, mediante el zapeo, generalización en el uso de extensiones de bloqueadores de anuncios o la visión de programas pregrabados y, el consiguiente, avance rápido en la publicidad. Sin embargo, los publicistas han contraatacado con fórmulas creativas y adaptándose a la era contemporánea. Por ejemplo, utilizando la publicidad en Internet (banners, redes sociales, marketing por correo, servicios y aplicaciones de acceso compartido a videos), en aplicaciones gratuitas de móviles y tabletas, y el posicionamiento de productos. Así, algunas empresas insertan y nos colocan sus productos en los programas y series de televisión, en videojuegos, películas, etc. En ocasiones, simplemente apareciendo en ellos; otras veces, los protagonistas las muestran, las citan o utilizan (se les ve comiendo y saboreando un producto de comida rápida); incluso, en algunos casos, hablan de las bondades de estos productos…

¿Qué podemos hacer?

Televisiones, tabletas, ordenadores, vídeo-consolas y móviles no son niñeras ni canguros. Además, tampoco son un miembro más de la familia: ¡No enciendas la caja tonta nada más entrar en el salón!

Es muy importante racionalizar su uso, por ejemplo, establecer unos límites para ver la televisión o jugar a videojuegos, controlar que el contenido sea apropiado (especialmente para nuestros hijos), no ver lo que nos echen sino enseñarles a decidir qué se desea o conviene consumir (programas violentos, de contenido sexual, reality shows o salsa rosa versus educativos e informativos). Debemos acostumbrarnos a ver la tele para ver un programa específico y, a continuación, la apagamos.

Usa aplicaciones de control parental para monitorizar el uso del teléfono y el tiempo de pantalla (consumo) de tus hijos.

Si todos cambiamos nuestros hábitos de compra y consumo y hacemos valer nuestras ideas y valores como ciudadanos responsables mediante la movilización social, el activismo político, el uso de las redes sociales y el ejemplo, las grandes corporaciones y pequeñas empresas se verán obligadas a cambiar, dejar de producir comida basura, reducir su impacto medioambiental y abandonar el diseño de productos con una vida útil limitada. Debemos predicar con nuestro ejemplo, practicar el consumo responsable, inspirar a otros y ser el cambio que deseamos ver en el mundo.

Bitcoin donation

JustToThePoint Copyright © 2011 - 2022 Anawim. ALL RIGHTS RESERVED. Bilingual e-books, articles, and videos to help your child and your entire family succeed, develop a healthy lifestyle, and have a lot of fun.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al navegar o utilizar nuestros servicios, estas aceptando nuestra Política de Cookies, así como, nuestros Términos y condiciones de uso.