JustToThePoint English Website Version
JustToThePoint en español
JustToThePoint in Thai

Diálogo y compromiso.

Solo escuchando activamente y hablando se entrecruzan dos corazones, el diálogo es el camino del amor. El diálogo constante y la capacidad de compromiso son la chicha, el meollo de cualquier relación, Anawim.

El diálogo es para el amor lo que la sangre es para el cuerpo. […] Cuando el diálogo desaparece, muere el amor y nace el resentimiento y el odio. Pero restablecer el diálogo puede devolver la vida a una relación muerta. Hay una sola condición para que haya diálogo: debe ser recíproco y proceder de ambos lados; y ambos participantes deben perseverar sin descanso, Reuel L. Howe, The Miracle of Dialogue, 1963.

Necesitamos relaciones llenas de diálogo. La comunicación debe ser fluida, sincera, constante, profunda, abarcar todas nuestras aspiraciones, intereses, preocupaciones, sentimientos y dimensiones, y tratarlos de un modo maduro, razonable y equilibrado.El diálogo y el amor requieren de tiempo y esfuerzo para ir abriendo nuestros corazones al otro, mostrar interés por escuchar activamente, estar abierto a lo que el otro quiere decirnos, querer construir puentes de entendimiento, mostrar empatía y desarrollar la capacidad de compromiso.

Un error común que suele observarse en muchas parejas es que uno de los miembros impone tercamente su punto de vista (“lo he dicho yo y punto pelota”, “donde hay patrón no manda marinero”). Puede parecer que se consigue avanzar más rápidamente y que se soluciona el conflicto pero el precio a pagar es muy alto. El otro miembro se sentirá herido, frustrado y triste; más pronto que tarde, la relación se deteriorará y estos sentimientos aflorarán típicamente en forma de reproches, falta de colaboración, ira y resentimiento.

También, suele ser un grave error utilizar a nuestros hijos en las discusiones, que tomen partido a nuestro favor, menospreciar al otro delante de ellos, usarlos como arma arrojadiza o como escudo protector. Recuerda que existen momentos en la pareja en los que necesitamos privacidad y en donde nuestros vástagos no deben estar presentes, por ejemplo, cuando estén dormidos o en la escuela. De esta manera, evitaremos que se preocupen, asusten o entristezcan y podréis solucionar vuestras diferencias sin involucrar a nadie más.

Vale la pena derretirse por algunas personas, Frozen

Vale la pena derretirse por algunas personas, Frozen

Cuando necesitas poner las cosas en su sitio, asegúrate de utilizar la crítica constructiva y ofrecer ideas y estrategias para mover la relación hacia adelante: “Estoy disgustada contigo. Deberías ayudarme más en la casa. ¿Por qué no pones el lavavajillas después de comer con los niños? ¿Por qué no te encargas de poner y/o recoger la mesa mientras yo lavo los platos?”

Se trata de, exactamente, lo contrario a la crítica destructiva (“No haces nunca nada a derechas”, “No mueves un dedo en la casa”), descalificaciones personales (“No sirves absolutamente para nada”, “Eres un niñato irresponsable”, “Eres un flojo que no ha dado nunca un palo al agua”), incluso aún peor, el insulto ("¡Eres un perdedor y un inútil!"), la burla o el sarcasmo (“Como sigas comiendo así van a tener que ponerte una puerta de goma”). Esto solo conduce a que el otro adopte una actitud defensiva, al castigo del silencio, al cerrarse en banda, al desprecio o a la indiferencia rompiendo así cualquier posibilidad de diálogo y resolución de conflicto y, en última instancia, a la ruptura de la relación.

Existen ciertos temas que deberíais considerar y hablar detenidamente, idealmente antes de comenzar la convivencia (vivir juntos o casarse) y tomar decisiones de trascendencia; en caso contrario, nunca es tarde para dialogar con sinceridad, superar con amor las diferencias, negociar, buscar puntos de encuentro y llegar a compromisos para que podáis crecer como pareja y ser felices. Nos estamos refiriendo concretamente a:

  1. Tiempo. No corráis, las prisas no son buenas consejeras. Daros tiempo antes de tomar grandes decisiones, tiempo para conoceros, dialogar y para crecer y madurar como pareja. Daros tiempo antes de un compromiso a largo plazo

    Daros tiempo antes de un compromiso a largo plazo

    Además, necesitáis hablar de los siguientes temas: ¿Cómo queremos organizar nuestro tiempo y combinar nuestras agendas? ¿Qué tipo de actividades realizaremos por separado y cuales como pareja? ¿Cómo organizaremos las vacaciones, dónde iremos?

  2. Dinero. Es un tema siempre especialmente delicado y aún más ahora, en los tiempos de depresión económica que padecemos. Además, es más complicado cuando alguno de los dos es un derrochador, está desempleado o gana significativamente menos. Debéis dialogar sobre: ¿Cómo y quién lo administrará? ¿Cómo dividiréis los gastos? ¿Vais a combinar vuestras finanzas o mantenerlas separadas? Es necesario que lleguéis a un acuerdo sobre un plan económico común que abarque los grandes asuntos: ¿Comprar casa (zona, superficie y características de la vivienda, presupuesto base, plazo y tipo de interés para la hipoteca, etc.) o alquilar? ¿Dónde vais a vivir? ¿Cuánto dinero queréis gastar en la boda? ¿Cuánto vais a ahorrar y/o invertir? Un matrimonio perfecto es dos personas imperfectas que se niegan a darse por vencidas. Hay dos pruebas para un matrimonio feliz: la riqueza y la pobreza

    Un matrimonio perfecto es dos personas imperfectas que se niegan a darse por vencidas. Hay dos pruebas para un matrimonio feliz: la riqueza y la pobreza

  3. Espacio. Debéis dialogar sobre las responsabilidades domésticas (limpiar, cocinar, planchar, etc.), cuáles serán los espacios privados y comunes y cómo gestionaréis los espacios comunes. Por ejemplo, ocurre en algunas parejas que él o ella son unos desordenados de cuidado e invaden con sus cosas los espacios comunes, haciéndole al otro sentirse incómodo en su propia casa. Además, un consejo que debéis seguir a rajatabla es el siguiente: no viváis en la casa con vuestros suegros excepto que no puedan vivir solos. Esta convivencia está destinada a ser fuente de numerosos conflictos. La casa del hombre es su castillo

    La casa del hombre es su castillo

  4. Hijos. Este es otro tema especialmente relevante a tratar antes de vivir juntos pues significa un cambio radical en vuestras vidas, así como, una enorme responsabilidad: ¿Queremos tener hijos? ¿Cuántos hijos queremos tener: uno, la parejita, tres, medio equipo de fútbol sala? ¿Cuándo queremos tenerlos? ¿Qué método anticonceptivo utilizaremos? Si no podemos tenerlos, ¿los adoptaremos? ¿A qué colegio queremos que vayan nuestros hijos? ¿Cuáles serán las responsabilidades de cada uno en su cuidado y educación?

    También es importante llegar a compromisos si uno practica un determinado credo religioso (por ejemplo, el o ella es cristiano, musulmán o budista), sobre la formación religiosa y moral y los actos de culto en los que participarán nuestros vástagos: ¿Recibirán el bautismo, la comunión y la confirmación? ¿Irán a las catequesis? Un bebé hará que el amor sea más fuerte, los días más cortos, las noches más largas, los fondos en las cuentas más pequeños, el hogar más feliz, la ropa más gastada, que el pasado se olvide y que el futuro valga la pena

    Un bebé hará que el amor sea más fuerte, los días más cortos, las noches más largas, los fondos en las cuentas más pequeños, el hogar más feliz, la ropa más gastada, que el pasado se olvide y que el futuro valga la pena

  5. Familia: ¿Estamos dispuestos a cuidar a nuestro suegro/suegra en nuestra casa o irán a una residencia cuando llegue el momento de que no puedan valerse por sí mismos? ¿Cuánto tiempo queremos estar con nuestra familia “extendida” (suegros, tíos, primos, cuñados, etc.) en los fines de semanas, festividades, vacaciones, etc.? La familia es el chaleco salvavidas en el tormentoso mar de la vida, J. K. Rowling

    La familia es el chaleco salvavidas en el tormentoso mar de la vida, J. K. Rowling

  6. Proyecto: ¿Queremos formar la típica familia con hijos? ¿Queremos casarnos o solo vivir juntos? ¿Cuáles son nuestros objetivos individuales y como pareja?

La idea más importante es que cuanto antes pongáis vuestras cartas sobre la mesa, habléis y discutáis todos estos temas con amor, humildad (para aceptar los errores, para saber aprender del otro y ceder cuando es necesario), sinceridad, asertividad y respeto, mejor. Es crucial que antes de comenzar a vivir juntos o tomar importantes decisiones hayáis hablado y discutido los temas más sensibles, hayáis consensuado las grandes líneas maestras de vuestra relación y llegado a compromisos.

Bitcoin donation

JustToThePoint Copyright © 2011 - 2022 Anawim. ALL RIGHTS RESERVED. Bilingual e-books, articles, and videos to help your child and your entire family succeed, develop a healthy lifestyle, and have a lot of fun.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al navegar o utilizar nuestros servicios, estas aceptando nuestra Política de Cookies, así como, nuestros Términos y condiciones de uso.