JustToThePoint English Website Version
JustToThePoint en español
JustToThePoint in Thai

Atracción interpersonal.

El poder de una mirada ha sido retratado en tantas historias de amor que ya casi nadie se lo cree. Pocas personas se atreven a pensar que dos personas se han enamorado porque se miraron el uno al otro. Y, sin embargo, así es como el amor comienza, y solo de esta manera, Victor Hugo.

La atracción interpersonal se refiere a la seducción entre dos individuos, que conduce a una transición de una relación de amigos o conocidos a una de pareja. En este artículo trataremos sobre la atracción interpersonal necesaria para establecer una relación romántica. Sin embargo, es importante resaltar que una cosa es comenzar una relación de pareja y otra, bien distinta, mantenerla.

Los principales elementos o factores de la atracción interpersonal son los siguientes:

Sin embargo, numerosos estudios corroboran consistentemente que el atractivo físico es muy importante para los hombres, mientras que para ellas adquieren más relevancia la inteligencia, los ingresos (o la perspectiva de ingresos), el estatus socio-económico y la etnicidad, lo cual tiene bastante sentido desde un punto de vista evolutivo.

No importa lo que digan los demás, las relaciones se basan en la atracción física. La primera vez que vi a mi esposa fue puro instinto animal o lo que se llame, Denis Leary

No importa lo que digan los demás, las relaciones se basan en la atracción física. La primera vez que vi a mi esposa fue puro instinto animal o lo que se llame, Denis Leary

En otras palabras, el hombre busca involuntariamente en su pareja la capacidad reproductiva y prima, en consecuencia, las características físicas: juventud, piel suave, pechos grandes y firmes, caderas anchas o cara simétrica. Pechos grandes y firmes para alimentar a los bebes y caderas anchas para un parto más fácil. Ellas, en cambio, se sienten atraídas por los hombres que tienen características que demuestran un estatus social y económico (recursos valiosos para mantener a la prole), además de ser simpáticos y generosos (parecen están dispuestos a compartir estos recursos).

Típicamente, se han realizado estos estudios en sesiones de citas rápidas, es decir, 8, 10 o 25 citas de aproximadamente cuatro o cinco minutos. Al final se les pregunta a los participantes cuales son las personas con las que están interesados en mantener el contacto. Cuando tanto el hombre como la mujer coinciden en su elección, se produce una “pareja” y se les provee de los datos de sus compañeros/as para que puedan quedar, típicamente en una cita más tradicional.

Como consecuencia, las mujeres, en general, cuidan bastante su aspecto físico y aquellas más agraciadas suelen tener más relaciones románticas. Sin embargo, a medida que avanza la relación, el físico deja de ser lo más importante y cobran relevancia otras cualidades: bondad, inteligencia, sinceridad, amabilidad, generosidad, lealtad, sentido del humor, saber estar y escuchar, etc.

Es tan simple compo profundo. Nos gustan aquellos que viven, trabajan o estudian cerca de nosotros. Es lógico, en el sentido que incrementa las posibilidades que las personas se conozcan (accesibilidad), la familiaridad y la similitud, es decir, dos personas que viven en la misma barriada, ciudad, región o entorno suelen compartir una misma etnia, religión, valores y estatus socio económico.

Este factor se basa en el mismo principio del efecto de la mera exposición que postula que cuanto más te expones a un estimulo (una persona, un producto comercial, un candidato político, etc.), más te gustará.

Una aplicación trivial es que al incrementar la exposición repetida al estimulo, aumenta nuestra favorabilidad y actitud positiva hacia él. Así, las empresas con sus productos comerciales y los partidos políticos con sus candidatos utilizan extensamente este efecto. Seamos realistas, todos sufrimos de fatiga publicitaria. Es un marketing ubicuo, llega a todos los rincones de nuestra vida cotidiana (televisión, Internet, sistemas operativos y aplicaciones móviles, redes sociales) e influye en nuestro comportamiento y toma de decisiones. Sin embargo, la exposición excesiva puede tener consecuencias negativas.

Nos gustan aquellas personas que vemos e interactuamos con regularidad

Nos gustan aquellas personas que vemos e interactuamos con regularidad

Nos sentimos, en consecuencia, atraídos por caras y personas familiares en detrimento de lo desconocido al que solemos tener miedo o respeto. Esto no deja de ser otro ejemplo más del componente evolutivo de nuestro comportamiento, buscamos la seguridad en la familiaridad como elemento clave para la supervivencia.

Este efecto es más significativo cuando se ha producido un salto cualitativo, una ganancia, es decir, las personas que consideramos más atractivas son aquellas que previamente no les caíamos bien y ahora, en cambio, les gustamos.

Otros factores bastante más discutidos en la literatura pero sugeridos (¡úsalos con precaución!) son:

En general, si una persona es percibida como muy competente y “mete la pata” su atractivo aumenta. También sucede que si la persona es considerada incompetente y se equivoca su atractivo se reduce. Un ejemplo bastante evidente y consensuado de este fenómeno se produjo con el presidente de los EEUU, John Kennedy, cuando reconoció su error en la decisión de invadir Cuba. Hasta entonces se le había considerado tan perfecto que rayaba lo inhumano, su error lo hizo más cercano, de más confianza, con lo que su popularidad se incrementó.

Bitcoin donation

JustToThePoint Copyright © 2011 - 2022 Anawim. ALL RIGHTS RESERVED. Bilingual e-books, articles, and videos to help your child and your entire family succeed, develop a healthy lifestyle, and have a lot of fun.

This website uses cookies to improve your navigation experience.
By continuing, you are consenting to our use of cookies, in accordance with our Cookies Policy and Website Terms and Conditions of use.